Festival Musical de la Juventud

Propuestas estudiantiles para la renovación cultural


El festival musical de la Juventud es un evento catalogado como actividad de educación informal dentro de los lineamientos trazados por la secretaría de educación y como espectáculo de circulación para el ministerio de cultura.

Proporciona a los ciudadanos un espacio que permite recoger y socializar todo el potencial musical de sus participantes, quienes en una jornada extra académica expresan valores ciudadanos en el desarrollo de la sana convivencia, apoyados por instituciones formales, no formales y gestores culturales.

Fué creado dado que la asfixiante situación económica del país ha convertido la educación musical en un artículo suntuario al que sólo algunos privilegiados tienen acceso.

Esta formación es de vital importancia para el sano crecimiento de nuestros niños y jóvenes es un derecho de todos y por eso es necesario diseñar dinámicas educativas y culturales que permitan la formación de criterios propios, la afirmación de la personalidad, autenticidad y el desarrollo de la creatividad.

Desarrollo cultural

Bogotá reclama el compromiso de músicos y pedagogos musicales que con firme voluntad se atrevan a generar cambios sociales a través de nuevas propuestas que impulsen el desarrollo y la proyección de las nacientes generaciones de Bogotanos.
Desde al año 2006 la Compañía Filarmónica de los Andes ha editado en todos los meses de Octubre un festival orientado a fortalecer el desarrollo musical de los niños y jóvenes en la localidad de Teusaquillo.
Este festival nació de la necesidad de ofrecer a los estudiantes de la escuela de educación musical de la institución un espacio en el que pudieran mejorar su formación, encontrar apoyos culturales para sus actividades e involucrar a las familias en actividades lúdicas y recreativas que permitan el ejercicio de la sana convivencia.
En su crecimiento el festival ha involucrado otras instituciones como colegios de primaria y secundaria, jardines infantiles y también grupos musicales colombianos provenientes de diferentes regiones del país, además de contar con la participación de estudiantes extranjeros que vienen a Colombia desde Alemania en la modalidad de intercambios culturales.
Los artistas involucrados fueron inicialmente niños entre los 8 y los 12 años, pero cada año se han ido vinculando estudiantes de todas las edades y en las inscripciones para 2010 ya se contó con la participación de artistas entre los 4 y los 25 años. Esta diversidad de edades ha creado la realización de un esquema de ejecución tanto instrumental como vocal por categorías basado en las edades y a realizar actividades educativas propias para cada etapa de la formación musical.


El aporte social


Desde la educación musical los participantes se ven beneficiados con el desarrollo de sus capacidades debido al arduo trabajo que implica una presentación en público.
En su desempeño social esta preparación los lleva a construir disciplina de trabajo, respeto por el trabajo propio y ajeno, tolerancia y solidaridad en el trabajo de equipo, actitud positiva para poder producir resultados favorables además de otros valores que les serán útiles en sus vidas adultas productivas.
A nivel individual en el ejercicio de la actividad musical encuentran el desahogo y la entretención que les permite cultivar su sensibilidad, sus ilusiones y les ayuda a concretar sus esperanzas, mientras entrenan sus capacidades cognitivas en memoria, coordinación motriz fina y gruesa, lateralidad, ubicación espacio-temporal, capacidad de abstracción, reflejos y una mejor percepción de las posibilidades del cuerpo al entrar en ejercicio del conocimiento de la resistencia para los ensayos, la salud y la importancia de la apariencia para el espectáculo.
Por otra parte, la intervención institucional en el reconocimiento del esfuerzo de los estudiantes, el apoyo de las familias y el aplauso de reconocimiento del público son los elementos que cierran el ciclo del desarrollo educativo, abriendo espacio para el reinicio de una nueva etapa con mayores elementos de apropiación de los conceptos antes citados.
Este festival se ha realizado hasta ahora en la sede de la Compañía Filarmónica de los Andes y en el Teatro Cádiz, pero dado el crecimiento del evento es necesario ampliar los espacios para las presentaciones musicales.

Dada la problemática relacionada con la insuficiente difusión de actividad musical en los colegios y la población juvenil en general con las consecuencias que de ello se desprenden, el “Festival Musical de la Juventud”, se proyecta como un evento que se viene implementando desde el año 2006 con el ánimo de contribuir al desarrollo de actividades que protejan la educación de los niños y los jóvenes.